¡No dejes que el invierno te venza! Sigue entrenando

Daniel Orrego - Periodista deportivo
hace 5 meses

Cada vez que el frío empieza a sentirse más fuerte, es normal que se nos haga más difícil ir a entrenar. Ya sea porque te cuesta salir de la cama y dejar ese ambiente cálido que has logrado; o tal vez porque ver todo mojado a tu alrededor te quitan las ganas de ir a un centro de entrenamiento. Existen diferentes beneficios de entrenar en invierno a los que les puedes sacar provecho. A continuación te daremos algunos consejos para vencer el frío y seguir entrenando.

Si no quieres salir, entrena en casa

Se puede entender que ver el ambiente gris afuera de tu ventana te quiten las ganas de salir. Si ese es tu caso pues pon un poco de música y aprovecha para hacer alguna sesión de entrenamiento en casa. Las alternativas son diversas. Puedes probar con algunas rutinas de entrenamiento funcional o crossfit en casa. Además, si cuentas con algunos implementos para entrenar en casa puedes sacarle mayor provecho todavía.

Sé más flexible con las horas que elijas

Es probable que la rutina que manejabas en verano incluía sesiones a primera hora en la mañana. Tal vez esto sea un poco más difícil ahora pues implica que dejes ese cálido lugar que es tu cama. Puedes flexibilizar un poco tu horario. Quizás ahora lo que prefieras sean las noches. Como para terminar el día liberando todo el estrés en alguna clase que te exija al máximo. Otra alternativa es buscar alguna clase de menos de 30min y dedicarle un rato en el almuerzo. Opciones hay muchas de acuerdo a lo que prefieras.

Entrena en cualquier gimnasio o estudio fitness

No te amarres a un solo gimnasio, entrena donde quieras con el mismo plan

Aprovecha que ahora son menos

¿Crees que eres la única persona a la que cuesta entrenar en invierno? Lo más común es que los centros sufran un bajón de asistencia en esta parte del año. Es por eso que debes sacar provecho de esta situación. Tal vez prefieras cambiar de horario sabiendo que ya no irá tanta gente o mejorar tu técnica al tener un contacto más directo con los coaches. Además, tu motivación crecerá al saber que eres parte de esa minoría que mantiene un hábito de ejercicio.

Disfruta de una ducha caliente

Esto es algo que probablemente hagas también en verano, pero con el frío que te espera afuera se puede disfrutar mucho más. El agua caliente puede relajarte mucho así que aprovéchala. Entrenar debe ser algo divertido y que disfrutemos; estos detalles también son parte de esta experiencia por lo que no hay nada mejor que convertirlos en una razón más para mantenernos en actividad física constante.