historia_entrenamiento_funcional
historia_entrenamiento_funcional

La historia más reciente del entrenamiento funcional

Daniel Orrego - Periodista deportivo
hace 9 meses

Como en muchas disciplinas, la historia del entrenamiento funcional viene de mucho más atrás de lo que nos imaginamos. Si tenemos en cuenta que este tipo de rutina de ejercicios busca replicar movimientos «funcionales» o de uso común, podemos imaginar que se aplica hace mucho tiempo atrás. Es probable que las culturas más antiguas de nuestra civilización incluyeran alguno de estos movimientos dentro de su preparación. De todas maneras, existe un punto en común al hablar de su origen.

El origen del entrenamiento funcional

No hay una persona señalada como la creadora de esta disciplina. Sin embargo, se puede decir que la historia del entrenamiento funcional parte de la medicina de rehabilitación. Médicos especialistas utilizaban este tipo de movimientos para que sus pacientes puedan recuperarse de lesiones u operaciones que habían sufrido. La meta era poder volver a su vida normal y esta rutina los hacía simular este tipo de acciones.

Algunos dicen que fueron los rusos los que definieron esta disciplina, tal y como la conocemos hoy, en los años 20. Lo cierto es que en la historia del entrenamiento funcional muchos han aportado partiendo de un concepto similar. Es por esa razón que han surgido nuevos sistemas de entrenamiento que parecen ser una evolución de este. Sin embargo, en el fondo, los ejercicios son los mismos.

¿Cuál es el objetivo del entrenamiento funcional?

A partir de los movimientos naturales incluidos en esta metodología, a lo largo de la historia del entrenamiento funcional lo que se ha buscado es mejorar la capacidad física de las personas. Esto se realiza trabajando los músculos de todo el cuerpo sin descuidar el core, la zona abdominal, para evitar las lesiones en la columna vertebral. Además, los límites de peso que se suelen colocar no son tan exigentes para las articulaciones como otras disciplinas.

Entrena en cualquier gimnasio o estudio fitness

No te amarres a un solo gimnasio, entrena donde quieras con el mismo plan

La principal diferencia frente a una sesión convencional en un gimnasio es la focalización. En el entrenamiento funcional el trabajo no es una sola zona muscular y de manera repetitiva sino que intercala movimientos para involucrar todo el cuerpo. Además, hay una mejora en capacidades básicas como coordinación y agilidad. Todo esto con una sola intención: mejorar el desempeño en las actividades de la vida cotidiana.

Las variaciones que han aparecido

Cada vez existen más opciones para entrenar. Sin embargo, esto no significa, necesariamente, que más personas se dediquen a ello. Variaciones del entrenamiento funcional han aparecido para captar la atención de aquellos que no han incorporado una rutina de ejercicios a su día a día. En Lima han aparecidos muchos centros de entrenamiento funcional con diversas modificaciones que puedes probar.

Una prueba de esto son las rutinas HIIT. Unas en la que se combinan ejercicios de alta intensidad con «pausas» en las que se desarrollan otros de baja intensidad. También han aparecido combinaciones como el jumping box o rutinas solo con elementos como el TRX. La historia del entrenamiento funcional se desarrolla a medida que las tendencias van cambiando, pero la base no ha variado. Puedes empezar desde casa con pocos implementos o con rutinas que te tomen poco tiempo. ¡Empieza cuando quieras!